domingo, 25 de junio de 2017

Sentires del Alma… Soltar el Personaje. Por Ashamel Lemagsa.



Amados…

A veces me pregunto…

Que es lo que lo detiene al Ser Humano en soltar a esos personajes que sustenta como sus verdaderos Yoes, cuando en realidad son los disfraces que cubren al Ser de Luz que todos somos…

Son los “personajes” que despliega el Ego, para hacer notar a su propietario de la existencia  de sus propias sombras.

Desde el retraído y tímido que esconde el resentimiento de no lograr expresar los que siente, por sus propios miedos de ser como realmente es, hasta el comunicador excesivo, que nos aturde con palabras, gesticulaciones y demandas de atención permanente, para ser escuchado…

En todos los casos son les personajes que esgrime el ego, para sentir la experiencia de estar desde este lado del “velo” bajo una determinada personalidad que le aportará información, aprendizajes para después seguir un largo viaje de transformaciones interiores.

Aferrarse a los personajes como verdaderos, es tan infantil como creer que los actores de una novela existen en la realidad, y vivimos esas historias como “reales” cuando  es una ficción, con fines comerciales.
Los personales que despliega el ego, se visten con las sombras que  cargamos en nuestro “haber”, algunas muy escondidas en nuestro inconsciente, que debemos hacernos conscientes de su existencia  para ser sanadas y transformadas en Luz!!

El avaro, no es conciente de su egoímo para compartir…
El orgulloso, no comprende que esa actitud esconde, una inseguridad producto del miedo de Ser lo que en realidad es…
Se siente “poco”, en comparación con los demás, por ello se esconde detrás del orgullo o la soberbia.

Los personajes, se comparan con los otros, que también despliegan sus propios personajes…
Así se esconden en escusas y mentiras, creen que sus juicios son justificados, porque son heridos, con las críticas ajenas, cuando en realidad los “otros personajes”, reflejan lo que ellos son.

Los personajes traen a la superficie nuestras propias sombras, pues esa es la función que deben cumplir en la Tercera Dimensión.

Son lo que debemos sanar y lo sanaremos en la medida que nos hacemos conscientes de nuestro orgullo, del egoísmo o de la avaricia.

Cómo sanar ese personaje, para lograr transformarlo en Luz y dejar en plena libertad de acción a nuestro Verdadero Ser o Chispa Divina?

Es un largo camino, pues debemos viajar hacia adentro nuestro, allí sentiremos las sombras, nuestras sombras, que se pasean ante nosotros, en los hechos cotidianos…
Son aquellas situaciones que nos trajeron tantos “dolores de cabeza” y complicaciones por no querer reconocer su existencia en nosotros.

Cómo sanar el orgullo, el odio o el rencor?

Pues desarrollando la energía contraria!!

La energía del Amor!!!!

Si eres soberbio, busca como desplegar la humildad, la sinceridad y la gratitud en cada emoción, pensamiento y acto en cada uno de tus días.
Si eres negativo en tu visión de la vida, comienza a observar el “vaso medio lleno” en cada acto propio o ajeno.

Para sanar los “personajes” hay que hacerse consciente de nuestras sombras y posteriormente comenzar a trabajar en su energía contraria desde el Amor y la Luz.

Es un largo camino, pero vale la pena construirlo cada día, pues desde el instante que lo decidimos cambia nuestra vida…

Somos más flexibles, comprensivos y amorosos con los demás y con nosotros mismos, pues vemos los personajes ya no más como “enemigos”, sino como los aprendizajes que debemos adquirir, para Ser Libres desde el amor del corazón!!!

Feliz viaje!!!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.



sábado, 24 de junio de 2017

¿Cómo se aprende a ser responsable en la adolescencia? Por Marta Guerri


Esta cualidad o valor, con la que no se nace, tiene que ser un objetivo fundamental a conseguir con los adolescentes y jóvenes principalmente en el ámbito familiar y, también, en el escolar. Se trata, por consiguiente, de crear un ambiente en la casa y en la escuela que les enseñe a decidir de forma adecuada. Para ello han de aprender a tener en cuenta diferentes alternativas y a valorar con antelación las consecuencias de sus decisiones.

Ponerse en el lugar del otro

Es preciso hacerles conscientes de la existencia de los demás y de sus necesidades. Además, conseguir que sean atentos y cuidadosos en lo que hacen, evitando la distracción, el descuido y la fullería. Por último, a sentirse responsables de lo que hacen, evitando echar la culpa a otros de los actos propios.
Esta cualidad no se consigue de forma instantánea al cumplir una edad, sino que se adquiere de forma progresiva a través de un proceso. Se comienza como un juego imitando a los padres y poco a poco se van adquiriendo mayores responsabilidades. No podemos pedirles a un chico o a una chica adolescentes que sean responsables porque ya tienen edad si desde pequeños no hemos ido dándoles responsabilidades y haciéndoles ver las consecuencias de sus actos. Son los padres los que administran no sólo los derechos sino también, y especialmente, las responsabilidades de sus hijos: “Has cumplido un año más y te vamos a ampliar el tiempo para salir, pero tendrás también que hacer...”.
El papel de los padres consistirá en establecer normas y obligaciones a los hijos e hijas, animándoles y ayudándoles a cumplirlas. Es bueno reconocer y valorar sus aciertos, pero también establecer consecuencias negativas (castigos) si no cumplen las normas. No será aconsejable hacer las cosas por ellos porque no las hagan bien o por que tengan lástima de ellos o ellas. No vale exigir las obligaciones un día sí y otro no o recordarles muchas veces lo que tienen que hacer, esto los liará más o se acostumbrarán a no obedecer a la primera. O que no cumplan con las obligaciones y que no les pase nada, aprenderán lo que es la impunidad. Por consiguiente, para esta tarea es conveniente que las responsabilidades estén claras y el comportamiento de los padres sea coherente.

¿Qué responsabilidades u obligaciones son propias de los adolescentes?

Las obligaciones de los adolescentes estarán relacionadas con su edad y con los diferentes entornos en los que se desarrolla su vida: con los horarios de entrar y salir; con el uso de la televisión, el ordenador o la Play; con el estudio en casa y con la asistencia al instituto; y con la colaboración en las tareas del hogar; entre otras.
Es muy importante asumir que no existen responsabilidades diferentes para chicos o para chicas. Es fundamental que ambos aprendan a colaborar en las tareas del hogar: a poner y recoger la mesa, a lavar los platos, a hacer de comer, a limpiar la casa, a poner la lavadora, a tender, etc. El aprendizaje de estas actividades dependerá de la edad, pero no tienen por qué estar asociadas a ser hombre o mujer.
Es recomendable poner por escrito las obligaciones de los diferentes miembros de la familia en un lugar bien visible para que sirva de recordatorio a todos. Tienen que estar bien explicadas para que no haya dudas sobre quién, cómo o cuándo tiene que realizarlas. Hay que establecer también las consecuencias positivas y negativas que tendrá el cumplimiento o no de las responsabilidades.
Finalmente, los padres tienen que darles a sus hijos e hijas la oportunidad de ser responsables, porque conforme vayan siéndolo, van a adquirir mayor confianza en sí mismos y esto les animará en su proceso de hacerse personas responsables y adultas.
https://www.psicoactiva.com

El poder de las grandes olvidadas: las emociones positivas.


Las emociones son esos procesos innatos que forman parte de nuestra vida y a los que muchas veces no les prestamos la suficiente atención… Desde hace algunos años, y cada vez más, se insiste en la relación directa que tienen con nuestra salud. De hecho, las emociones positivas pueden potenciar nuestra salud del mismo modo que las negativas pueden debilitarla.
Tal y como demuestran numerosos estudios, nuestro sistema nervioso central y nuestro sistema inmunológico se comunican directamente. Esto quiere decir que las emociones y el cuerpo no están separados, sino muy conectados e interrelacionados.
“Una mente lúcida y un buen corazón acompañados por sentimientos cálidos, son las cosas más importantes. Si la mente no se dirige a los pensamientos positivos y elevados, nunca podremos hallar la felicidad”
-Dalai Lama-
Lo que sí es cierto es que en las informaciones y publicaciones que nos llegan, se insiste en la repercusión que tienen las emociones negativas. Es decir, se nos advierte de la influencia negativa que tienen ciertas emociones en nuestra salud y se nos orienta sobre la conveniencia de evitar emociones negativas como el miedo, la ira… Sin embargo, lo que no es tan popular es el hecho de que bloquear estas emociones puede ser fuente de problemas de salud.
Emociones que cuidan nuestra salud
De un tiempo a esta parte, algunos expertos del ámbito de la salud han realizado un giro en la visión y abordaje emocional. Es decir, han realizado sus planteamientos en positivo. En vez de centrarse y enfocarse en las emociones negativas, han dirigido su mirada al poder de las emociones positivas.
Arturo Agüero, médico y director del Hospital Nacional Diego Alcorta, asegura en su libro “Emociones que curan” que las emociones positivas pueden desalojar la carga negativa de aquellas otras sensaciones que, ancladas en nuestro cuerpo, amenazan nuestra salud.
De la misma manera, la doctora estadounidense B. Fredrickson, ganadora del “Highest templeton prize in Positive Psychology”, tras años de investigación científica descubrió el efecto potenciador de la salud que tienen las emociones positivas.
“La risa es tremendamente relajante, es una gran meditación. La risa es de una belleza tremenda, te da ligereza, te da alas para volar. Y la vida está llena de oportunidades para reír. Solo necesitas tener sensibilidad”
-Osho-
De la misma manera, la Universidad de Kentucky ha realizado una investigación longitudinal. El resultado ha demostrado una relación entre las emociones positivas y la longevidad. Así mismo, tras décadas de investigación tenemos pruebas que evidencian la relación de las emociones positivas con nuestro estado de salud y esperanza de vida. De hecho, está comprobado que quienes experimentan más emociones positivas tienen menor tensión arterial y un sistema inmunológico más fuerte.
Algunas emociones y sentimientos positivos…
Alegría y diversión
La alegría es quizá una de las emociones más rápidas.
 Sucede en un instante, cuando nos encontramos en un ambiente que resulta placentero. Aparece en aquellos momentos “perfectos” donde sentimos que las cosas son exactamente como deberían de ser y estamos donde deberíamos estar.
De igual importancia, la diversión es la emoción asociada al placer y se encuentra en aquello que nos hace reír y permite nuestra recreación. La diversión, en este sentido, es un poderoso relajante natural.
“Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia”
-Anatole France-
Gratitud
Esta emoción debe ser entendida en su más amplio sentido. Dar las gracias a la vida, a la naturaleza, a nuestros compañeros de vida… Sentirnos agradecidos por la salud, por el lugar donde vivimos, etc.
Dar gracias al mismo tiempo es un motivo de alegría. Significa que alguien nos cuida o que la suerte nos sonríe. Y… ¿A quién no le reconforta esto?
“La gratitud es una flor que brota del alma”
-Beecher-
Serenidad

La serenidad es una emoción más relajada, sostenida y sutil que la alegría. Se disfruta cuando estamos totalmente presentes y conscientes de lo que estamos viviendo. Además, la serenidad es la emoción que facilita que veamos el bosque y no solamente el árbol cuando hay un problema, aumentando así las probabilidades de encontrarle una solución.
Interés

El interés es un estado más elevado que motiva las conductas de exploración e investigación
. Gracias al interés tenemos el deseo y la motivación para aprender y desarrollar nuestros conocimientos, cualidades y habilidades.
En el estado de enamoramiento, en nuestros cuerpos se produce una reacción biológica que incrementa nuestros niveles de oxitocina y progesterona. La consecuencia es inmediata: aumenta nuestra sensación de bienestar y se reduce nuestro nivel de estrés. De este modo, mejora nuestra salud y calidad de vida.
“El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor”
-Buda-


En conclusión, las investigaciones apoyan un cambio de enfoque en la forma de entender las emociones, los sentimientos o los estados emocionales más prologados. Así, no se trataría tanto de bloquear las emociones negativas como de potenciar las positivas, ya que estas neutralizan las anteriores. De hecho, este nuevo punto de vista no deja de poner en valor a todas las emociones, con independencia de la valencia que tengan.
Las emociones negativas tienen un valor adaptativo incuestionable. Y las emociones positivas tienen un objetivo trascendente y evolutivo que va más allá de las sensaciones agradables que nos proporcionan.

http://www.reflexiones.life



CLASE 14 - MIGUEL Y RAFAEL TRABAJANDO JUNTOS. Por Alexiis.


Parecería ser que Miguel y Rafael colaboran para conseguir un objetivo común: trabajan juntos para ayudarnos a alcanzar la sanación. Cuando existe una gran necesidad de curación, como por ejemplo en el caso de una persona muy afectada por la muerte de un ser querido, la protección de Miguel es una parte muy importante del proceso de sanación. El gran Arcángel puede, en sentido metafórico, extender sus alas a nuestro alrededor para protegernos de influencias perjudiciales que podrían evitar que nos concentráramos en la necesidad de curarnos. En un ambiente protector como este, nuestros Ángeles de la Guarda, en colaboración con Rafael, nos pueden ayudar a sanar.
Todos tenemos muchas oportunidades para pedir a nuestros Ángeles que nos ayuden a sanar nuestras vidas, pero para las personas cuya profesión consiste en curar, las oportunidades de disfrutar de la colaboración de los Ángeles son mucho más numerosas.
Como profesional de la salud, uno se debería someter a la tutela permanente de Rafael y Miguel. Nunca se debería entrar en la habitación de un paciente sin antes pedir al Ángel Propio y al del paciente que brinde su ayuda. No habría que recetar una medicación o un tratamiento sin antes pedir ayuda a los Ángeles para que aquel tratamiento resultara tan efectivo como fuera posible.
Por la noche habría que decir a cada uno de los pacientes, "Sueña con los Ángeles", y por la mañana, igual que todavía lo hacen los granjeros franceses: "Buenos días a ti y a tus compañeros", refiriéndose, por supuesto, a su Ángel.
Habría que hablar a los pacientes de sus Ángeles de la Guarda porque es muy reconfortante saber que los Ángeles siempre están con nosotros. Es seguro que las noches pueden ser muy largas y solitarias.
Muchas personas que están gravemente enfermas, sobre todo aquellas que están ingresadas en un hospital, explican que han visto a sus Ángeles o han notado que les tocaban. En ocasiones el personal del hospital se ríe de estas experiencias y aseguran que sólo son producto de los calmantes, pero los pacientes saben la verdad. Sus Ángeles les visitan para curarles, tal vez no curen sus cuerpos de forma inmediata, pero les curan el miedo y la angustia que sienten y les transmiten fe y esperanza haciendo que se sienten mejor. En ocasiones también les visitan para facilitarles la transición de esta vida a la próxima, y entonces les dicen que ha llegado la hora de partir.
Los niños son especialmente propensos a ver Ángeles. Tal vez son demasiado jóvenes para saber que ver Ángeles es "imposible", y por lo tanto los ven con mayor facilidad.

* * * * *

EL ARCÁNGEL GABRIEL

Su nombre significa "DIOS ES MI FUERZA", y parece ser nuestro más frecuente visitante de los reinos elevados.
Es el Gobernador del Edén y el mandatario de los Querubines. Se dice que se asienta a la siniestra de Dios y para los mahometanos dictó la totalidad del Corán a Mahoma y está considerado como el Ángel de la Verdad.
Gabriel es descrito como dotado de 140 pares de alas, y en la tradición judeocristiana es el Ángel de la Anunciación, de la Resurrección, de la Misericordia, de la Revelación, y de la Muerte. Como mandatario del primer cielo, está más cercano al Hombre.
Según el testimonio de Juana de Arco, fue Gabriel quien persuadió a la Doncella de Orleáns para que ayudase al Delfín.
Gabriel se aparece a Daniel a fin de explicar la asombrosa visión que tuvo el profeta de la lucha entre el carnero y el macho cabrío (siendo destruido por los griegos del oráculo de los persas). Vuelve a aparecerse a Daniel para anunciarle la llegada de un Mesías, mensaje que repite medio milenio más tarde a María en la Anunciación. Es curioso que apareciese en tantas concepciones. Antes que a María, ya había anunciado a Zacarías la llegada de Juan el Bautista.
El carácter esencialmente femenino de este notable Arcángel se revela una vez más en la tradición popular, que habla de cómo saca del paraíso al alma invariablemente rechazada y la adoctrina durante los nueve meses que permanece en el seno materno.
La astrología esotérica ve al Arcángel relacionado con la esfera lunar y con el elemento Agua, del signo Cáncer.
Es el agua de la gestación, en la que se desarrolla el germen divino que se encarnará en cada embrión humano. Naturalmente, es un agua simbólica, que no pertenece a la dimensión física sino a los planos astrales superiores. Es el agua a través de la cual se entrevé el futuro, el elemento que consiente a la mente humana llegar a la intuición. Es la precognición que hace surgir la genialidad y los descubrimientos científicos o la creación de una obra maestra en el arte.
Gabriel es el custodio de la creatividad expresada en todos los campos del conocimiento humano; es el que abre la mente del hombre a la comprensión del genio y de la belleza; el que hace "Concebir" las ideas, pues a Él atañe todo lo que concierne a la concepción, tanto en el plano físico como en el abstracto.
Por lo tanto, Gabriel actuando a través de las Legiones de sus Ángeles, extiende su dominación incluso sobre todo lo que concierne a la creación física y espiritual de un nuevo ser.
En el momento de la concepción, sus legiones de Devas, constructores de la forma, descienden en la materia; guiarán el proyecto físico de las células que se van agregando en el vientre materno para plasmar a un hombre.
Otra criatura de sus legiones celestes acompañará al embrión físico al espirito que deba encarnarse. Permanecerá toda la vida junto al nuevo nacido, haciéndose su custodio… Tal vez el gran Arcángel se moverá "personalmente" para escoltar a una gran Entidad cuando ésta debe entrar en un cuerpo físico para encarnarse en la Tierra.
Los comunes mortales, sea cual sea su religión, fe, raza o color, sean buenos o malos, futuros santos o individuos perversos, todas las criaturas que han nacido o nacerán sobre nuestro planeta, realizan su viaje del mundo espiritual al físico guiadas por Ángeles sometidos a Gabriel, y que permanecerán siempre a su lado. De Gabriel, pues, dimanan las infinitas legiones de los Ángeles custodios, los pacientes ayudantes del género humano. Criaturas que ayudan en la evolución de nuestra especie, pero que, a la vez, se desarrollan por medio de nosotros.
Dominador del elemento Agua, Gabriel, extiende su influencia sobre Cáncer, Piscis y Escorpio.

* * * * *

EL ARCÁNGEL URIEL

Citado como uno de los cuatro Ángeles de la Presencia, significando su nombre "FUEGO DE DIOS", es clasificado diversamente como Serafín, Querubín, regente del sol, llama de Dios, presidente del Hades y, en su papel más conocido, Arcángel de la Salvación.
Dirige el Tártaro (o Infierno) y en el colérico e infernal "Apocalipsis de San Pedro", Uriel aparece como el Ángel del Arrepentimiento, descrito gráficamente como un ser casi despiadado como cualquier demonio, al que uno no desearía encontrarse en el Infierno. "Uriel, el Ángel de Dios, expulsará, de acuerdo con su trasgresión, a las almas de los pecadores… que arderán en sus moradas con un fuego eterno. Y después de que todos hayan sido destruidos en sus moradas, serán castigados eternamente, etc., etc.
Para aquellos que todavía imaginan que todos los Ángeles son dulces y encantadores, esta descripción debe resultar una advertencia. Los Ángeles probos son tan inmutables en el cumplimiento de sus obligaciones como un camión de cuarenta toneladas que circula a ciento cincuenta kilómetros por hora, aproximadamente con el mismo efecto.
Con frecuencia se ha identificado como el Querubín que se alza "en la Puerta del Edén con una espada flameante", o en su calidad de Ángel que "vigila el trueno y el terror", Uriel parece ser una figura muy seria, y, como tal, su Presidencia del Infierno parece más apropiada.
La afirmación de que fue el Ángel que dio la Cábala al hombre está curiosamente reñida con lo que sabemos de su fanática probidad. No obstante, existe una cierta justicia poética en el hecho de que fue precisamente este Ángel riguroso con las normas quien, en el siglo VIII, resultó tan severamente reprobado por un Concilio Eclesiástico. Más tarde, la Iglesia se aplacó y Uriel fue rehabilitado, pero transformado en un santo cuyo símbolo sagrado era una mano abierta sosteniendo una llama.
Uriel también se distingue por ser el Ángel más observador de todos. Él fue el mensajero enviado para advertir a Noé de la proximidad del diluvio, siendo conocido además como el Ángel del mes de septiembre.

EL ARCÁNGEL RAGÜEL

Hay además, cuatro Arcángeles especiales. Son Arcángeles del misterio, a estos no se los puede convocar pero sí debemos conocerlos.
Tradicionalmente conocido como Rasuil, Rufael, Akrasiel y "AMIGO DE DIOS", Ragüel, según Enoc, se ocupa de vengar el mundo de los astros. Esto también puede interpretarse como el que vigila el buen comportamiento de los Ángeles. ¡Y llegaremos a descubrir que éste es probablemente el oficio más agotador de toda la burocracia celestial!.
Los Ángeles son una especia particularmente vulnerable cuando llegan a la corrupción. E incluso este mismo Ángel, que se suponía debía juzgar la conducta de sus pares, debido a un giro maravilloso del destino, fue reprobado por la Iglesia en el 745 d.c., junto con Uriel. Ambos Arcángeles sufrieron la indignidad de ser excluidos de las listas en el prestigioso Santoral. Esto sucedió en el ignomioso concilio eclesiástico convocado por el Papa Zacarías, quien dirigió una especie de caza de brujas angélica entre los estratos más elevados de los seres celestiales.
Condenó a Ragüel por ser un demonio "que se hizo pasar por Santo". Como logró Zacarías obtener en la tierra la prueba de ello está más allá de lo imaginable y debe de haber sido fuente de perplejidad y especulación, incluso en esa época.
En períodos más tranquilos, este Arcángel fue mencionado en parte del manuscrito de la apócrifa Revelación de Juan. En el manuscrito se lee que "Entonces Él enviará al Ángel Ragüel diciendo: haz sonar la trompeta por los Ángeles del frío, la nieve y el hielo, y calma toda clase de ira en los que se alzan a la izquierda.
Fue Ragüel quien transportó a Enoc al cielo. Entre sus otras funciones se dice que figuraba la de ser un Ángel de la Tierra y un guardián del segundo cielo.

* * * * *

EL ARCÁNGEL SARIEL

También conocido como Suriel, Suriyel, Zerachiel, y Saraquel, su nombre significa "MANDATO DE DIOS". Esto se adecuaría a la descripción de sus obligaciones tal como son enunciadas por Enoc, quien dice que es Sariel el responsable de la suerte de los Ángeles que trasgreden las Leyes.
Mientras que existen muchos aspirantes con méritos para el dudoso honor de ser el Ángel de la Muerte, Sariel ha sido siempre el candidato más probable. Aunque por lo general se cree que fue Zagzagel quien transmitió a Moisés todo su conocimiento, muchos eruditos atribuyen la tarea a Sariel. Ciertamente, Él es conocido por haber sido casi suizo en cuestiones de higiene, habiendo adoctrinado al Rabino Ismael en muchos de los detalles sanitarios de la conducta virtuosa.
También se afirmó que Sariel es un sanador como Rafael, un Serafín y un Príncipe de la Presencia.
No obstante, según lo que estamos comenzando a reconocer como patrón angélico de conducta, también es mencionado por Enoc como uno de los rebeldes caídos. Es difícil conciliar esto con el hecho de que en "Las Guerras de los Hijos de la Luz contra los Hijos de las Tinieblas" su nombre aparece sobre los escudos de una de las unidades combatientes de los Hijos de la Luz. Presumiblemente, su carácter de agente doble fue aclarado hacia el siglo I.

* * * * *

EL ARCÁNGEL RAZIEL

Conocido también como Ratziel, Gallizur, Saraquel y Akrasiel, Raziel ostenta el fascinante título de "ÁNGEL DE LAS REGIONES SECRETAS Y DE LOS MISTERIOS SUPREMOS"
Según una leyenda, Raziel es el autor de un gran libro, "donde se pone por escrito todo el conocimiento celestial y terrenal". Cuando el Ángel dio su volumen a Adán, algunos Ángeles envidiosos se lo robaron para arrojarlo al océano. Una vez recobrado por Rahab, el Ángel demonio primordial de las profundidades, el libro pasó primero a Enoc, quien aparentemente lo presentó como propio, y luego a Noé, que de Él aprendió a hacer su arca. Se cree que también Salomón poseía ese libro, el cual le proporcionó sus extraños conocimientos mágicos y dominio sobre los demonios.
A partir de entonces parece haber desaparecido, después del breve descubrimiento con Salomón. Resurgió la paternidad literaria de Eleazar de Works, un escritor medieval. Se dice que en las páginas de este volumen Raziel reveló las 1.500 claves de los misterios del Universo. Lamentablemente, dichas claves están escritas en un código secreto que ni siquiera es comprendido por los Ángeles más importantes.
Otros místicos judíos informan que "cada día el gran Ángel Raziel se alza sobre la cumbre del Monte Horeb y proclama los secretos de los hombres a toda la humanidad".
Según Moisés Maimónides, Raziel es el Jefe de los Tronos, identificándose con un brillante fuego blanco, que es una de las características de ese orden.
Un atributo curioso, registrado por el Rabino Pirke, es que Raziel "despliega sus alas sobre los Hayyot por miedo de que su aliento llameante consuma a los Ángeles auxiliadores". Los Hayyoth, o bestias celestiales, son considerados idénticos a los Querubines.


* * * * *

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 7

Cartas a tu Ángel

Para realzar tu experiencia y ayudar a crear una atmósfera que conduzca a la comunicación angélica, es conveniente encender una vela o una varilla de incienso. necesitarás papel y lápiz. Te conviene hacer la cimentación antes de comenzar, sobre todo si te sientes atolondrada.

1) Siéntate cómodamente y dedica unos instantes a concentrarte en tu respiración, regulándola de modo tal que inhalación y exhalación duren aproximadamente el mismo tiempo.

2) Ahora vuelve tu atención hacia adentro y piensa en tu Ángel, tal como lo haces cuando escribes a tus amigos. Piensa en tus amigos, en su aspecto, y luego te diriges a ellos teniendo en cuenta su personalidad. De la misma forma, piensa en tu Ángel y permítete sentir su suave energía.

3) Fecha tu carta, escribe "Querido Ángel" y deja que fluyan las palabras. Pide a tu Ángel orientación y/o apoyo y agradécele su ayuda por anticipado. Luego firma al pie, como lo harías en una carta a un amigo.

4) Si tienes un altar de meditación o una caja en la que guardes cosas especiales, puedes guardar la carta allí. Algunos ponen las cartas a sus Ángeles bajo la almohada. Otros las queman, enviando el mensaje a los cielos con el humo que se eleva. Tú sabrás qué hacer con la tuya. Y si no lo sabes, ¡pregunta a tus Ángeles!

miércoles, 30 de diciembre de 2009

http://alexiis-metafisica.blogspot.com.ar

jueves, 22 de junio de 2017

Venganza y perdón. Por David Topí.


Seguimos una vez más con esta serie de conceptos duales que son los que nos permiten comprender, con mayor grado de exactitud, cómo funciona nuestra realidad, nuestra psique, nuestro comportamiento. Tanto aquello de lo que hablamos hoy como lo que hemos tratado en artículos anteriores, son siempre elecciones que el ser humano tiene a su disposición, por mucho que tengamos imbuidos una carga mayor o menor de alguna de esas cualidades o conceptos, por mucho que se nos condicione externamente a manifestar uno u otro de los opuestos, o por mucho que se nos manipule o guie para ello, siempre, recordad, el ser humano tiene la capacidad de elegir y decidir de forma consciente cual de ellos desea manifestar, expresar y promover en su día a día hacia sí mismo, y hacia los demás.

El caso de este par de conceptos de hoy no es diferente: la venganza y el perdón son dos energías que pueden poner en marcha octavas muy negativas y destructoras, o muy positivas, sanadoras y transmutadoras.

La venganza

La venganza es la puesta en marcha de toda una serie de mecanismos para infringir un daño a otro por un daño recibido en nosotros, o percibido como recibido. Hay muchas venganzas que son simplemente por culpa de códigos de conducta, por sistemas de creencias obsoletos, por la falta de comprensión de las reglas del karma, por la falta de empatía, amor y compresión hacia los demás, etc. Sea por lo que sea, la venganza es un acto alineado con el miedo, la ira, la rabia, el enfado, etc., con lo cual, es usado como sustrato para poner en marcha procesos que generen, a pequeña o gran escala, todo tipo de octavas que sigan manteniendo la energía de la humanidad en un octanaje muy bajo, es decir, funcionando en niveles de vibración poco adecuados para lo que en estos momentos es necesario.

¿Realmente una persona queda en paz después de haberse vengado de otra? No, nunca sucede, ya que la persona que ejecuta o genera los actos de venganza, por la razón que sea, tampoco está actuando conforme a ninguna ley que vaya a balancear aquello que cree que ha recibido, injustamente en muchos casos, ya que de lo contrario, no se vengaría.

Si uno no queda en paz, no balancea, y sabe que no se queda en armonía cuando se venga de otra persona, ¿porqué lo hacemos entonces? Por la programación que poseemos y por las condiciones de nuestra personalidad en las que intervienen programas y patrones de sentirnos heridos, menospreciados, infravalorados, humillados, etc. Como eso implica directamente al programa ego dentro del modo supervivencia, se ponen en marcha “yos” y rutinas de compensación que se ejecutan y llevan a cabo, a veces con tremendos finales, que suman un karma impresionante a la encarnación en curso, y que se asume está basado en fachadas de honor, de que había que impartir justicia, de que las cosas no podían quedar así, del ojo por ojo y diente por diente, etc.

Y es que si de justicia se tratase, esta, como ley que es, llega a todos los que tienen que balancear y cancelar parte de los actos ejecutados, y es algo universal que a todos nos alcanza, si es necesario, desde diferentes ángulos, experiencias y vivencias. Sin embargo, la justicia no va alineada con el concepto de venganza, pues esta implica e involucra al miedo, el polo opuesto a las energías que rigen los procesos evolutivos de todos nosotros.

El perdón

El perdón, en contrapartida, es la fuerza contraria. No hay acto que tenga mayores consecuencias a la hora de transmutar, sanar y cancelar algo percibido como una ofensa, sea cierta o no, que el perdón. Las octavas que ponemos en marcha pueden cancelarse con el perdón, porque el perdón como energía tiene el poder y el potencial de parar y sanar aquello que ha sido ejecutado y recibido, al soltar, al dejar ir, y al permitir, que los ritmos y ciclos en los que nos hemos visto envueltos puedan terminar su curso, disolviéndose en algunos casos, o completando su proceso de forma armónica y alineada con fuerzas positivas en otros. 

Por esto, el perdón es el acto que cambia el curso de las octavas, de las líneas temporales, cuando uno trabaja desde los arquetipos de amor y de crecimiento, viendo todo como parte de un enorme juego de aprendizaje donde cualquier cosa que nos suceda puede tener, y tiene, imbuido, una experiencia que suma al conjunto de aquello que somos, y que siempre tiene una base evolutiva, de algún tipo, por mucho que no lleguemos a comprenderla.

Bajo este prisma y esta perspectiva, no cabe el concepto de vengarte por algo que ha sucedido si eres capaz de ver que todo ha tenido un porqué y una razón de ser en el gran esquema de las cosas. En este caso, la venganza no es equivalente a la legitima defensa, en la que uno tiene necesidad, derecho y obligación de defenderse de aquello que pueda ser percibido como un ataque, sino que la venganza es un plato que se sirve frio, dice el refrán, y por ende, es otro tipo de energía completamente distinto a la necesidad de protegerse de aquello que pudiera suponer un peligro o un inconveniente que no se desea.

Un acto difícil

El perdón, de nuevo, es uno de los actos más difíciles que el ser humano puede llegar a hacer, pues hay que mirarse muy adentro para parar los momentos de ira, enfado, y todo eso que salta en nuestro interior cuando nos vemos en la tesitura de querer vengarnos de algo, o de alguien, y tratamos de darle la vuelta.

Nuestra consciencia puede hacerlo, nuestro programa ego no, ya que simplemente reacciona hacia aquello que percibe como un ataque a su integridad que debe ser reparado para sentirse satisfecho. Pero, de nuevo, no somos nuestro ego ni nuestros programas, somos la consciencia que subyace por debajo de todo eso, y tenemos la capacidad de dominarlos, si así lo intentamos y nos lo proponemos.

El perdón, sobre todo, funciona hacia uno mismo, y, por supuesto, también hacia los demás, pero aprender a perdonarse por los errores cometidos es fundamental, sobretodo porque lo que nosotros creemos percibir como un error, desde otros niveles no lo es, no lo fue y no lo será, ya que desde esos otros niveles de consciencia más allá de la mente racional, todo tiene un porqué y un propósito, y lo que nos hayamos hecho, o lo que nos estemos diciendo que no tendríamos que haber hecho, ha servido como experiencia y como aprendizaje.

Aprender a perdonarse a uno mismo primero luego sirve para aprender a pedir perdón a los demás, si creemos que hemos hecho algo que les ha podido hacer daño o herir, y, a continuación, sirve para aprender a perdonar lo que creemos que otros nos han hecho a nosotros, entendiendo desde sus zapatos los procesos que les han llevado, posiblemente, a hacer lo que hicieron y por qué lo hicieron, ya que son los mismos procesos que a nosotros nos han llevado a hacer lo que hacemos y porque lo hacemos.

Al final, todos estamos detonando experiencias y oportunidades de crecimiento, entendimiento y evolución, unos a otros, ya que es imposible que funcione de otra forma la vida en la situación y nivel en el que estamos.
un abrazo,
David Topí


http://davidtopi.com

Sentires del Alma... Aceptar para sanar. Por Ashamel Lemagsa.


Amados...
Hoy y para siempre, aceptamos que...
Nuestra sanación es integral, donde el cuerpo físico es la respuesta final de las No respuestas de aquellas situaciones, emociones y pensamientos no resueltos.
Hoy aceptamos que cuando no nos hacernos conscientes de las sombras interiores, ellas agigantan con los pensamientos negativos y entre unas y las otras, nuestro cuerpo físico responde enfermando.
Hoy comprendemos que para sanar, debemos aceptar nuestra parte de responsabilidad con la voluntad firme de ser sanos.
Hoy comprendemos que la enfermedad es un mensajero de los temas no resueltos, no "aprendidos", no aceptados...
A veces el mensajero se encarna en un niño...Son los Ángeles del amor infinito que ingresa en el mundo de los adultos, para conducirlos al Amor más sublime y puro que en la entrega desinteresada y compasiva.
El mensaje de las enfermedades hay que sentirlo desde el corazón, para después Soltarlo!!!!
De nada sirve el mensaje si nos quedamos en él encerrados, con culpa, dolor y rencor... Sanar en soltar!!!
Aunque queden "marcas" o cicatrices de cada enfermedad, ellas serán las estrellas para nuestra ascensión, si logramos abrazarlas desde el amor y el perdón.
Nuestro cuerpo físico es el espejo de esta vida y de otras existencias que no completamos, por ello hay enfermedades que no tienen una explicación "lógica" y científica, pero surgen para que nos hagamos conscientes del mensaje que ellas contienen.
Entonces...
Si tienes alguna enfermedad o malestar, siéntelo sin limites...
No busques escusas, no te auto engañes, no te justifiques... Solo siente en silencio...
Después...
Con tu mente en calma y te llegará una palabra o mensaje con la respuesta del origen de esa enfermedad, abrázalo!!!
Acepta, bendice y ... Suelta!!!
Te sentirás mucho más aliviado, en paz y gratitud.
Agradece al mensajero...
Siempre llegan las soluciones y hasta lo que no "parece" una solución, Dios está presente en ella!!!!
Acepta!!!!! Lo que llega...
Fluye en amor y la sanación llega transmutando el dolor en amor ilimitado!
Fe, Esperanza, Paciencia, Voluntad y Entrega amorosa en que los senderos de sanación son infinitos, cósmicos y Humanamente Divinos.
Los Amo!!!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.